miércoles, 6 de junio de 2007

¿TICS? (2)

A vueltas con las tics.
Decía ayer, y no es un tópico, que el encargado de la revista de mi instituto me ha pedido un pequeño escrito sobre el uso de las tics en mi asignatura. Insisto en ello: nada, cuatro líneas.
Pienso que tal demanda admite muchas respuestas, además de múltiples comentarios.
Me gustan las clasificaciones, me ayudan a entender el mundo. He leído recientemente que los distintos recursos que ofrecen la informática e Internet pueden clasificarse en tres grandes grupos:
Herramientas de información.
Herramientas de producción.
Herramientas de comunicación.
Ayer hablé de cómo habíamos incorporado los procesadores textuales y los recursos de Internet de forma gradual en la producción de material didáctico. Los primeros forman parte de las herramientas de producción, los segundos son herramientas de información.
Podría adoptar otro enfoque, explicar en qué medida hemos incorporado las tics, las dichosas tics, en nuestros objetivos pedagógicos. Es decir, no se trata de explicar si utilizamos las herramientas informáticas, sino si enseñamos a los alumnos cómo utilizarlas.
Empezaré por las herramientas de información. Existen algunas páginas web que se han convertido en instrumentos muy útiles para los alumnos. La página de la Real Academia Española de la Lengua es una de ellas. Es muy fácil introducir en una programación un par de actividades destinadas a conocer las posiblidades de este recurso. No es necesario acudir al aula de informática, los alumnos pueden consultarla desde sus casas o desde una biblioteca pública.
Uno de los objetivos de mi crédito de periodismo es que los alumnos conozcan las ediciones digitales de los periódicos de mayor tirada en lengua castellana. Las conozcan y aprendan a manejarlas. Se trata, más o menos, de enseñarles a leer un periódico digital. Una herramienta de información es, en este crédito, un objetivo didáctico.